martes, diciembre 12, 2017
Portada > Deportes > La mejor gimnasia artística se importa desde Arteixo

La mejor gimnasia artística se importa desde Arteixo

Gimnastas del Club Ximnasia Tempo junto al equipo técnico

El Club Ximnasia Tempo consigue 15 medallas en el Campeonato de España. Un hito que mantiene al club de Arteixo entre los mejores y hace de la gimnasia artística un deporte cada vez más popular.

El club aúna a más de 280 niñas y niños, un hecho que les llevó a abrir el primer gimnasio privado especializado en gimnasia artística de Galicia.La directora deportiva, Zeltia García,  habla orgullosa de sus gimnastas y su equipo técnico por todos los logros conseguidos. Sin embargo, dice, “lo importante es que las gimnastas estén orgullosas y felices con el deporte que practican.

 

Habéis vuelto del campeonato de España con 15 medallas, ¿cuál es la clave?

Mucho esfuerzo de todo el equipo, los entrenadores y las niñas. Buscamos la motivación personal, que estén contentas para ir diariamente sacando objetivos porque es muy sacrificado. Este año batimos de nuevo el récord de medallas para un club gallego. Nuestras 15 son como si tuviésemos 50 porque competimos con comunidades que tienen muchas ayudas. Cataluña tiene abiertos en este último año 5 gimnasios públicos con todo lo necesario. En tres de ellos entrenan sólo ocho niñas que compiten contra nuestras gimnastas. Nuestras niñas entrenan con 180 más. Competimos contra eso y a veces ganamos, tienen mucho mérito.

Una de las complicaciones con las que os encontráis son las instalaciones… 

Sí. La idea de abrir el gimnasio de Arteixo fue porque considerábamos que estábamos haciendo una gran labor y cada vez teníamos más cantidad y calidad de gimnastas. No podíamos seguir creciendo porque no teníamos donde. INEF está bien pero es una instalación compartida. Ser un deporte minoritario es complicado, tanto al club como a los padres les supone un esfuerzo económico. Prácticamente no hay ayudas y por tener no tenemos ni instalaciones públicas.

Habéis conseguido también la primera medalla en gimnasia artística masculina, ¿hay cada vez más afición?

En comparación hay muchos menos niños pero es todavía el segundo año que hay grupo.  Con Jesús Carballo tenemos ese referente que tira pero no es el fútbol. Teníamos hermanos de niñas que querían venir pero no tenían grupo, encontramos un entrenador especializado en masculina e hicimos grupo.  El año pasado fue la primera vez que compitieron y ya consiguieron medalla en campeonato de España. Para nosotros fue una emoción porque íbamos de nuevos.

Comienzan a competir desde muy pequeñas, ¿cómo se prepara el aspecto psicológico?

Competir lleva un proceso de aprendizaje. Hablamos mucho con ellas para averiguar cómo se sienten, cómo piensan y si tienen presión personal o externa. Si hay algún problema, no sólo gimnástico, se les nota porque pasamos muchas horas con ellas y hay cambios de actitud. Formamos equipo con las niñas, los entrenadores y los familiares para que el clima sea bueno. Todo el mundo quiere hacerlo lo mejor posible y ganar pero siempre decimos que lo más importante es el día a día. Suena a tópico pero nos jugamos todos los entrenamientos del año en un minuto y medio y puede pasar de todo. Queremos que se sientan orgullosas independientemente del resultado. También tienen que saber que pueden hacer el mejor ejercicio de su vida pero viene otra gimnasta y lo hace mejor. Así que hay que aplaudirla y seguir entrenando. Desde que somos capaces de llegar a ese punto de tranquilidad a la hora de competir nos está saliendo bien. Cuando fallan, tienen que saber que padres, entrenadores y compañeras están orgullosos y que están ahí para apoyarlas. Tienen que estar contentas con ellas mismas, lo demás es secundario.

Haber llegado a este nivel y mantenerlo, ¿os obliga a los entrenadores a estar en continua formación?

Sí. Sabemos que todo es cíclico, estamos pasando por una buena racha, una buena cantera de gimnastas que han crecido con nosotros y dan sus frutos ahora. La clave de que el equipo de entrenadores funcione es que todos estamos en formación continua. Todos los veranos gastamos las vacaciones en ir a cursos de formación. Dos de nuestros entrenadores han viajado este verano a Reino Unido y Estados Unidos para ver otras líneas de trabajo. Nos especializamos mucho en nuestro deporte. Yo soy jueza internacional de gimnasia, porque me encanta puntuar pero también porque desde ese punto de vista, ayudaba mucho a mis gimnastas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *